Juntos hacia la nueva normalidad

Logo colegio

DEPARTAMENTO DE PASTORAL

Queridos alumnos:

Juntos, vamos dando pasos hacia una nueva normalidad, en la que habremos de pensar y actuar diferente en muchos aspectos. Es un reto compartido que debemos enfocar desde la coherencia de vida.

En unas jornadas anuales de formación impartidas desde Escuelas Católicas, el ponente explicó que las dos claves fundamentales del aprendizaje son el placer y la supervivencia. “Nos interesan –decía-, los conocimientos que preservan nuestra vida y aquellos que elevan nuestra capacidad de gozar. Por supuesto, esta sabiduría la incorporamos a través de la imitación”.

Desde niños tendemos a reproducir las conductas que observamos en nuestro entorno, sobre todo las de nuestros mayores en la familia. Si nuestros padres rechazan ciertas setas –y siguen vivos- nosotros haremos lo mismo. Imitando, aprendemos.

 

Las religiosas, los profesores, todos los educadores de Esclavas de María, siempre os pedimos que escojáis lo mejor de la sociedad, que os alejéis de conductas violentas, que seáis cariñosos y generosos unos con otros… Guardad estas perlas valiosas en la mochila de vuestra vida; os ayudarán siempre. Una buena oración para cada día es la conocida como ‘Regla de oro de todas las religiones’: “Que hoy trate a los demás como me gusta que me traten a mí”.
Ojalá veáis en nosotros coherencia, correspondencia entre nuestras palabras y nuestras obras. Ojalá seamos nosotros también maestros en esas virtudes para todos vosotros.

Pero damos un paso más y os proponemos, para este periodo que vamos descubriendo juntos, la coherencia de la fe. Es parte esencial de lo que queremos transmitiros: correspondencia entre nuestras fe y nuestros actos. Imitad las conductas coherentes que nacen de la fe y llegaréis a descubrir a Dios.

Juana María es maestra en coherencia de fe. Propone lo que vive y vive lo que reza. Es una mujer dócil al Espíritu de Dios, que la conduce por el camino de la felicidad; se sabe en manos del Padre, confía, se abandona y en coherencia de fe, pone todas sus energías en servir al prójimo.

El gran deseo de Juana María fue que otros conocieran a Dios como ella lo conocía; para ello no había otro camino que servir por amor. Juana María “quemó sus naves” en la isla del servicio, para que su vida fuera una entrega de fe coherente, sin vuelta atrás. Tal era su confianza en el Dios de la vida. Servir por amor es transparentar la vida de Dios.
Así la Beata Juana María hablaría de Dios a las obreras, “incluso si fuera necesario con palabras”, como expresaría bellamente San Francisco de Asís.

Recibid nuestro abrazo más cariñoso.

Puertas abiertas

     puertas abiertas

We collaborate with UCV

Empresas colaboradoras FCT

Compucenter
Dynos - TIC Soluciones
Doctor PC
APP C/ Cuenca
Grim Sistemas
Fundación Hospitales NISA
Gallego Telecomunicaciones
RAMDAC Informática
Hospital General Universitario
Optimiza Tecnología
CIPF: Centro de Investigación
APP C/ Quart
Ayuntamiento de Alboraya